www.causademarta.net

IDIOMA
CONTENIDOS
CONTACTO

Teléfono  no se dispone

@  info@causademarta.net

BÚSQUEDA

Busque los contenidos en causademarta.net. Si Realiza una búsqueda múltiple, recuerde que debe separar las palabras por medio de comas.

OTROS DATOS DE INTERÉS

 

Siempre han existido cristianos que han vivido el amor a Dios y a los demás de manera extraordinaria. Estas personas eran especialmente apreciadas por los creyentes que las habían conocido, tanto por haber sido imitadoras de Cristo, como por sus poderes de hacer milagros, entre ellas preponderantemente las que habían entregado su vida por fidelidad a su fe. Por este motivo, los santos originalmente eran declarados "vox populi", es decir, por aclamación popular. Pero surgió la pregunta: ¿cómo se podía tener la seguridad de que las personas invocadas por la gente eran realmente santas?

 

Para evitar excesos, los obispos tomaron la responsabilidad de ver quiénes debían ser declarados santos en sus diócesis. Concluida la verificación, se les asignaba un día de fiesta, generalmente el aniversario de su muerte por ser el día en que habían "nacido" a la nueva vida en Cristo. A finales del siglo X, tenemos el primer caso en que una canonización de fuera de Roma es aprobada directamente por el Papa. A partir de 1234 las canonizaciones se reservaron al Sumo Pontífice.

 

Ya en el siglo V, los criterios por los que se consideraba "santa" a una persona eran:

 

     a).- su reputación entre la gente (fama de santidad);

      b).- el ejemplo de su vida como modelo de virtud heroica; y,

     c).- su poder de obrar milagros, en especial aquellos producidos póstumamente sobre la tumba o a través de las reliquias.

 

Los tres pasos en el proceso oficial de la causa de los santos son venerable, beato y santo. Para ser declarado beato se requiere un milagro obtenido a través de su intercesión. El milagro no es exigido si la persona ha sido reconocida mártir.