www.causademarta.net

IDIOMA
CONTENIDOS
CONTACTO

Teléfono  no se dispone

@  info@causademarta.net

BÚSQUEDA

Busque los contenidos en causademarta.net. Si Realiza una búsqueda múltiple, recuerde que debe separar las palabras por medio de comas.

OTROS DATOS DE INTERÉS
Fecha   28 de julio de 2008
Medio   Blog Internet
Testimonio Jóvenes san Pedro Apóstol - Buñol (Valencia)
 

Marta Obregon Rodriguez 

http://www.causademarta.net/
 

En esta sencilla web encontraremos el testimonio de una Joven Cristiana que dió su vida en defensa de su castidad. En ella descubrimos una gran evolución en su adhesión a Jesucristo. Marta es un testimonio para los jóvenes de hoy y una puerta de esperanza intercesora para aquellos padres y abuelos que sienten la necesidad de rezar por hijos y nietos que caminan a espaldas de la verdad, a espaldas de Cristo.


Unos cuantos regalos de la Vida de Marta...  
- Desde "Taize escribia": Es curioso, pero cuando descubres algo importante en tu vida, y caes en la cuenta de cosas fundamentales que hasta entonces pasaron inadvertidas a tu lado, te encuentras francamente bien, en paz, y… bueno, creo que sabes lo que te cuento. Todo ser humano, que se plantee el sentido de la vida y cosas alrededor de éste, pasa por esta etapa de la que te hablo". - En tiempo de sufrimientos, Una amiga, Sonia, que murió en 1998, le decía: "hayas hecho lo que hayas hecho, Dios te quiere", "Dios, como Padre, te sigue queriendo como tú eres". Marta subía frecuentemente con sus amigas a una casa de campo y, unos días después, la familia tenía visita de un sacerdote del Camino Neocatecumenal, y las hermanas la invitaron también a ella. A media tarde, el sacerdote D. Ángel Bello se despide para que pudieran recoger, y dice a Marta que, si quiere, él la puede bajar a Burgos en su coche. Don Ángel, conforme a la apreciación de un párroco, es hombre abierto e inteligente, con una buena preparación pedagógica, que, antes había sido Salesiano de la Inspectoría de Valencia. En cuanto Marta se vio sola comenzó, en su acostumbrada franqueza, a manifestarle el conflicto que la oprimía por dentro. Este sacerdote itinerante la escuchó con atención y, al final (según las amigas), le pregunta que si tiene algún otro pecado o falta que añadir para disponerse a recibir el perdón. Ella queda sorprendida, sintiendo que lo que le decía Sonia era verdad y se le llena el alma de alegría. Una paz, que jamás querrá perder. En cuanto baja del coche, corre de nuevo a la casa de sus amigas, que también habían regresado, dando saltos y gritos de alegría, para decirles que sabía que Dios no la había olvidado. Poco después les pide que la presentasen en las Comunidades, porque ella también quería conocer el "Camino". "Quería dar a Dios todo en gratitud, al sentirse perdonada". - Era una chiquilla alegre, muy vital, sigue diciendo esa compañera. Recuerdo cómo a las 21,30, de regreso a la residencia nos situábamos a veces, en la acera contraria y llamaba a una de sus amigas para que se asomara a la ventana y en plena calle se marcaba un zapateo con palmas y todo… Era feliz, estaba muy enamorada de su novio Javier y el motivo de salir corriendo de las catequesis era porque quería llamarle dentro de los horarios permitidos por la residencia, y contarle lo que en ese día había tratado la catequesis. Hasta tal punto quería hacerle partícipe, que en más de una ocasión, grababa las catequesis… para que Javier de algún modo y a distancia también lo viviera. - En una ocasión, al salir de la parroquia de San Martín de Porres, se encontraban charlando el párroco, D. Fermín con D. Pedro Gutiérrez, también sacerdote, que había sido su antiguo profesor de Religión en el Instituto. Se acercó éste a Marta para interesarse por sus proyectos de afamada periodista en que, él sabía, quería convertirse, según relataría el párroco a sus padres, y que Marta, tras unos instantes de reflexión, le contestó: "hoy por hoy en mi cabeza solo cabe Dios. La verdadera y única paz se encuentra en Dios, y todos estamos de paso en esta vida".  - Marta dejó varias notas y reflexiones esparcidas por sus cuadernos, de las que recojo una: "Oh Dios: ayúdame, por favor, ¡ya! (Que no hay tiempo, Señor…, que la vida es muchísimo más corta que lo que, pobres ilusos, pensamos. Que cuando tú quieras nos coges y nos llamas de este suelo en que nos ha tocado vivir). Ayúdame pronto a encontrarme. Ábreme bien los ojos y mi corazón, porque parece ser que todo aquél que nos rodea eres tú mismo, y eso, Dios mío, cuesta muchísimo entenderlo. Sólo una cosa más: que sepas que te quiero y que siempre lo he hecho, a pesar de todo".


Oración Para La Devoción Privada
Señor Jesús,
que hiciste de la joven Marta
un ejemplo de vida alegre y generosa,
y la fortaleciste en el amor humano
y en la defensa de su castidad;
concédeme, por su intercesión,
el favor que ahora te pido...
(pídase)
Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


Tanto más Confío y me abandono
en Él, cuanto me siento libre.
(Marta)

Tags: Jóvenes, Actualidad